Vivir mejor en un mundo mejor

  • La politización del cambio climático ha generado una división entre vivir bien o vivir en un mundo mejor.
  • Debemos buscar el equilibrio entre estas dos mediante unos hábitos de consumo responsables y sostenibles.

Supongo que, como la mayor parte de los lectores de esta entrada, comencé a oír hablar de algo llamado el “calentamiento global” hace ya casi 20 años. Por entonces, dicho calentamiento, y las noticias relacionadas con él, como el agujero de la capa de ozono, la reducción de los casquetes polares, la subida del nivel el mar, la desertización, etc… comenzaban a tener una alta repercusión en los medios de comunicación y a ser motivo de debate, o chascarrillo cotidiano.

Así, comenzaba a conformarse en la opinión pública la idea de que el mundo estaba deteriorándose sin solución y que el hombre era el causante de dicho cambio. Recuerdo haber visto “Una verdad incómoda”, de Al Gore, y quedar estupefacto ante lo que parecía una sucesión de pruebas incontestables sobre el empeoramiento del medio ambiente.

España está sociológicamente polarizada

Desde entonces, me he interesado por este fenómeno. Sin querer pasar por el experto que no soy, he dedicado cierto tiempo a leer literatura científica al respecto, para formar mi propia opinión. Permitidme antes de compartirla, que describa otro fenómeno social que experimentamos a diario y que no tiene nada que ver con el medio ambiente. España está, sociológicamente, muy polarizada.

Aunque te estés preguntando que qué tiene que ver esto con el cambio climático, propongo una reflexión:

  • ¿Juzgas la veracidad de una noticia en función del “color político” del medio que se la cuente?
  • ¿Crees que algunos medios de comunicación no son en absoluto objetivos?
  • ¿Consideras que, en general, falta transparencia en la gestión política de un partido concreto?

Muy probablemente, las respuestas a esas preguntas hayan sido dos (si no tres) síes. En España, ahora mismo, casi todo se pasa por un tamiz ideológico. Ideologizamos casi todo y nos adherimos o rechazamos ideas e iniciativas en función del encaje ideológico que tengan con nuestro posicionamiento personal, por eso es tan difícil promover consensos.

Si un asunto merece la pena ser consensuado, y no lo está siendo en absoluto hasta ahora, es el de la sostenibilidad y las oportunidades que nos ofrece en el corto, medio y largo plazo.

Tenemos la oportunidad para vivir mejor en un mundo mejor

SÍ, se está produciendo un calentamiento del planeta que está causado (parcialmente) por el hombre y…

NO por este motivo se va a generar una emergencia tal que ponga en peligro extremo, ni gran parte de los ecosistemas ni, por supuesto, la vida sobre la tierra…

PERO, es una gran oportunidad para vivir mejor, no solo no renunciando a nada, sino mejorando nuestra calidad de vida y la de nuestros descendientes.

En un mundo mejor, con una mejor calidad del aire, espacios naturales mejor conservados y con menor contaminación, una fauna autóctona protegida, producciones locales, océanos limpios, etc… Sin asumir sacrificios estériles como dejar de viajar en avión, comer carne o calentarnos en invierno. Pero preocupándonos de hacerlo de forma que motivemos un cambio, que se vea reflejado en el mundo que nos rodea y, además, mejore nuestra economía y calidad de vida.

El impacto de la movilidad en la sostenibilidad

La sostenibilidad puede ser el último apellido que le hemos puesto al deseo sincero de solucionar el deterioro del medio ambiente producido por el hombre. Y la movilidad, entendida como el conjunto de desplazamientos que necesitan los humanos para vivir en una sociedad moderna, tiene mucho que aportar al respecto.

El objetivo de este blog es profundizar en todos los cambios que están en marcha en torno a la movilidad y que afectan de lleno a la sostenibilidad:

  • Nuevas formas de propulsión. El vehículo eléctrico o el de hidrógeno, pero también los combustibles sintéticos o ecosostenibles.
  • La conectividad de los coches. Las infinitas posibilidades que eso nos puede proporcionar desde el punto de vista de mejora de negocios actuales: reducción de emisiones, mejorar la confortabilidad de los desplazamientos, reducción de consumos, etc.
  • Las nuevas infraestructuras. Ciudades, autopistas, aeropuertos, aparcamientos, etc… están pensadas para optimizar la movilidad, hacerla cómoda, eficiente y conveniente.
  • Las diferentes formas de “tenencia” de los coches. Ya no implican posesión sino CaaS (Car as a Service) y revolucionarán el uso del vehículo y nuestro concepto de conducir o desplazarnos.

Todo esto gastando menos, ya que el coste del cambio no debería ser asumido por los usuarios, sino que debería suponer una mejora de su economía. Obteniendo más satisfacción, a la vez que cuidamos nuestra salud y la del medio ambiente. Aún hay mucho que hablar e investigar dentro de esta “cuadratura del círculo” que parece que queremos hacer, pero no es tan difícil como lo pintan. Creo que será entretenido, con un poco de suerte hasta interesante, averiguar cómo llevarla a cabo.

David Henche

David Henche

Profesor de estrategia y marketing con más de 25 años de experiencia como directivo en compañías multinacionales vinculadas a servicios, nuevos modelos de movilidad, coche eléctrico y car as a service.

También te puede interesar

La movilidad eléctrica y sostenible está hoy día en boca de todos. Se habla de ella como el futuro de las smart cities. Sin embargo, hemos de ser conscientes de que la clave es alcanzar la eficiencia energética, pero con alternativas adaptadas a todas las necesidades.