¿Aún no sabes qué es el Car as a Service?

  • ¿Qué es el Car as a Service? La mejor forma de tener un coche a conveniencia, de manera flexible, sin barreras de entrada y con precios competitivos. Preocúpate solo de pagar cuando lo necesites.
  • En los últimos años, el modelo de suscripción (renting, car sharing…) ha empezado a cobrar impulso en múltiples ámbitos de nuestra vida diaria. En el sector automoción, el Car as a Service va ganando terreno poco a poco a la compra tradicional.

Muchos recordamos con nostalgia el momento en el que nos entregaron nuestro primer coche. Lo acabábamos de comprar y allí estaba: flamante, como nuevo y era todo nuestro. Por suerte o por desgracia, todo apunta a que esto es algo que las nuevas generaciones no van a experimentar. Muchos usuarios, sobre todo los más jóvenes, están demostrando que prefieren el car as a service a la posesión. El coche está pasando de ser un producto a convertirse en un servicio, lo que a nivel internacional se conoce como Car as a Service (Caas).

Pero ¿qué es el Car as a Service? Esencialmente, es el pago por uso, una tendencia agudizada en gran medida por las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías. Párate un segundo a pensar a cuántos servicios te has suscrito en los últimos cinco años -Amazon Prime, HBO, Spotify, PlayStation Plus…- ¡Vaya! ¿Más de los que pensabas? Pues el sector del automóvil y de la movilidad tampoco se han quedado al margen de esta transformación en el consumo.

¿Qué es el Car as a Service?

Comprar o alquilar han sido tradicionalmente las dos opciones para “poseer” un automóvil, ya sea de forma temporal, a largo plazo o de manera permanente. Sin embargo, en los últimos años, la aparición del modelo de suscripción ha empezado a cobrar impulso. Con el avance de la tecnología, la digitalización y el cambio de comportamiento de los usuarios, la industria automotriz se ha visto obligada a transformar sus modelos comerciales tradicionales.

Con ello sigue los pasos de otros sectores que también han modificado su enfoque basado en productos para avanzar hacia una propuesta de servicio completo. Eso es precisamente el Car as a Service, una tarifa de suscripción que nos permite acceder a una flota completa de vehículos. Lo más interesante es que no nos obliga a adquirir el coche de ninguna forma, sino que simplemente pagamos por su uso.

La cuota a pagar varía en función del tiempo que se quiera usar el vehículo y de los servicios adicionales que incluya: (seguro, mantenimiento, revisiones…). De esta forma, el Car as a Service es potencialmente la solución de la industria para cubrir las expectativas y necesidades cambiantes de los clientes. Sin embargo, el CaaS es solo una parte de una transformación más amplia del transporte «propio», con altos gastos generales y bajo uso.

Mobility as a Service

La movilidad está evolucionando hacia un modelo de prestación de servicios que podría ayudar a reducir los gastos de los consumidores y maximizar la eficiencia. En este contexto, el CaaS jugaría su papel más valioso en el modelo de Mobility as a Service (MaaS). Este tipo de movilidad, parte de una combinación de servicios de proveedores de transporte públicos y privados. Todos estarían administrados a través de una única aplicación. De esta forma, se permite a los usuarios elegir sin dificultades entre diferentes modos de transporte en una única plataforma de suscripción.

Diferencias respecto a otras modalidades

El Car as a Service se suma al amplio abanico de posibilidades que existen en la actualidad para disfrutar de un coche nuevo. Sin embargo, es importante tener claro que es diferente a alternativas como las multiopciones o el leasing. El coche por suscripción da total libertad al usuario para prescindir del coche cuando no lo necesite.

En fórmulas como el leasing, los contratos habitualmente tienen una duración determinada. En el Car as a Service no existe la permanencia. Cuando no necesitas el coche, lo devuelves y dejas de pagar. Este modelo de suscripción se adapta a los clientes que ven el uso compartido y un modelo de servicio como la norma en otros ámbitos de sus vidas.

Beneficios del Car as a Service

El modelo de Car as a Servicie tiene algunas ventajas muy interesantes respecto a las formas tradicionales de arrendamiento y, en especial, frente a la propiedad:

  • Conveniencia: mediante el pago de una suscripción podemos utilizar el vehículo cuando queramos. Además, podemos beneficiarnos de servicios adicionales como el mantenimiento, el seguro o las reparaciones. Un todo incluido en el que solo debes preocuparte de disfrutar del coche.
  • Flexibilidad: piensa en un coche para cada ocasión, que puedas tener por minutos, horas, días, meses o años. Tú decides cuándo te suscribes y cuándo lo cancelas. El registro y la suscripción se realizan a través de Internet.
  • Baja barrera de entrada: no tienes que pagar entrada ni tener un gran respaldo financiero. Cualquiera que esté dispuesto a pagar la suscripción puede tener acceso a un automóvil.
  • Precios competitivos: la compra de grandes flotas supone importantes ahorros para las empresas. Esto les permite ofrecer el servicio a un precio competitivo. Lógicamente, la flexibilidad y la comodidad tienen un precio más elevado, pero nos evita endeudarnos.

Como ves, el modelo Car as a Service es una realidad palpable. Compañías como BMW, Porsche, Stellantis, Hyundai, Volvo, Sixt, BiPi o Subscar ya ofrecen planes de Car as a Service. Por ahora, se trata de un pequeño segmento de la industria, pero el análisis del mercado indica una tendencia claramente ascendente en muy poco tiempo.

David Henche

David Henche

Profesor de estrategia y marketing con más de 25 años de experiencia como directivo en compañías multinacionales vinculadas a servicios, nuevos modelos de movilidad, coche eléctrico y car as a service.

También te puede interesar