¿En qué consiste la movilidad eléctrica?

Movilidad eléctrica: la apuesta para mejorar la calidad del aire

  • La movilidad eléctrica es el futuro de la movilidad urbana. Es recomendable mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades y la electrificación es la mejor forma de obtener grandes ventajas.
  • Los vehículos eléctricos no son la única forma de movilidad eléctrica que existe, aunque sí una de las más viables en la actualidad. Analizamos los diferentes tipos de vehículos y sus características.

El concepto de movilidad eléctrica nace de la preocupación de las autoridades por la contaminación atmosférica en las grandes ciudades y la salud medioambiental del propio planeta. Los vehículos eléctricos no han nacido por casualidad, sino para dar respuesta a una movilidad urbana, que es importante que sea más sostenible.

Casi sin darnos cuenta, el concepto de movilidad eléctrica se ha arraigado en nuestra sociedad. Está en boca de todos, pero no todo el mundo tiene claro lo que implica. Al menos no en su significado más amplio. Si eres de los que piensan que este término únicamente hace referencia al vehículo eléctrico que se enchufa en la red, te recomiendo que sigas leyendo.

Los coches eléctricos de batería son los grandes protagonistas de la movilidad eléctrica, pero no son el único tipo de vehículo eléctrico que existe

¿Qué es eso de la movilidad eléctrica?

La movilidad eléctrica es aquella en la que se emplean uno o más motores eléctricos para desplazar un vehículo. Puede ser de forma única, como en un coche eléctrico de batería; o acompañados de un motor térmico, como ocurre en un vehículo híbrido enchufable. En esta línea, podemos encontrar desde pequeñas opciones de movilidad hasta grandes medios de transporte.

Una de sus ventajas es que nos permite mejorar la calidad del aire de las grandes ciudades y reducir el cambio climático. Al reducir el uso total o parcial de motores de combustión en los vehículos, se evita la emisión de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Por esa razón, son la clave para lograr una movilidad urbana sostenible.

En este contexto, vemos a nivel mundial cada vez más políticas públicas a favor de los vehículos electrificados. Desde ayudas para fomentar su compra, como el Plan MOVES III, hasta las cada vez mayores restricciones en las grandes ciudades para los vehículos contaminantes. La movilidad eléctrica ha llegado para quedarse y marcará el futuro del transporte.

movilidad eléctrica
En la movilidad urbana del mañana convivirán diversas formas de propulsión y numerosas alternativas de transporte

Vehículos eléctricos ¿La única alternativa de futuro?

Ni mucho menos, en la actualidad existen diversas alternativas de movilidad, aunque es cierto que todas ellas recurren a la electrificación. Hoy día, el panorama automovilístico nos ofrece:

  • Coches híbridos, que combinan un motor de combustión (gasolina o diésel) y uno o varios motores eléctricos. Pueden ser:
    • Microhíbridos(MHEV), en los cuales un pequeño motor eléctrico permite arrancar el coche en modo eléctrico y realizar paradas del motor térmico con el coche en funcionamiento. Se benefician del distintivo ambiental ECO de la DGT.
    • Híbridos eléctricos (HEV), donde el motor térmico y el eléctrico funcionan independientemente o de manera conjunta. Se asocian a una pequeña batería autorrecargable, por lo que la autonomía eléctrica es anecdótica. También se benefician del distintivo ambiental ECO de la DGT.
    • Híbridos enchufables (PHEV), en los cuales las baterías y el motor eléctrico tienen mayor capacidad. Permiten mayor autonomía eléctrica. Las baterías se autorrecargan y se cargan ‘enchufando’ el vehículo a una fuente de carga externa. Si ofrecen más de 40 km de autonomía eléctrica, se benefician del distintivo ambiental 0 de la DGT.
  • Coches eléctricos, quecuentan con uno o varios motores eléctricos y una batería que almacena la electricidad. Todos ellos se benefician del distintivo ambiental 0 de la DGT y en esta categoría encontramos:
    • Eléctricos de batería (BEV), que son los que todos conocemos muy bien. La batería se recarga conectando el vehículo a una fuente de carga externa.
    • Pila de combustible (FCEV), que son capaces de transformar el hidrógeno en energía eléctrica que se almacena en una batería y mueve un motor eléctrico.

Como puedes ver, la movilidad eléctrica no se restringe únicamente a los populares vehículos eléctricos enchufables. Hay todo un abanico de posibilidades y estas formas de propulsión convivirán en la movilidad urbana del futuro con otras que están actualmente en desarrollo, como los interesantes combustibles sintéticos.

David Henche

David Henche

Profesor de estrategia y marketing con más de 25 años de experiencia como directivo en compañías multinacionales vinculadas a servicios, nuevos modelos de movilidad, coche eléctrico y car as a service.

También te puede interesar